Una rusa se mudó a Seúl y cuenta cómo viven en Corea del Sur


Una rusa se mudó a Seúl y cuenta cómo viven en Corea del Sur

¿Será fácil para un extranjero vivir en Corea? La bloguera Svetlana Son muestra con su ejemplo que nada es imposible. Ella nació y creció en Yakutsk, Rusia; a los 16 años se fue a estudiar a la ciudad rusa de Vladivostok, donde conoció a su futuro esposo. Ahora, Svetlana vive en Seúl y le cuenta a sus seguidores las particularidades de la vida diaria este país de Asia.

Genial.guru se ha interesado en saber cómo viven los ciudadanos comunes y corrientes de Corea del Sur y en qué se diferencia de otras partes del mundo. Algunas de las cosas que Svetlana encontró son verdaderamente inesperadas.

1. Aquí es difícil hacerse una manicura de calidad

Una rusa se mudó a Seúl y cuenta cómo viven en Corea del Sur

¿Crees que si la cosmética y el cuidado personal en Corea es genial, entonces la industria de la belleza también está al nivel? Tengo un par de tristes historias sobre este tema. Aquí no saben hacer manicura, pedicura o poner pestañas postizas, créeme.

Una especialista tomó mucho tiempo en descifrar cómo hacer un diseño de media luna en las uñas. Y es mejor no hablar sobre la pedicura. No le dan forma a la uña, ni tratamiento, solo las cortan, pasan la lima y ponen barniz. Finalmente, llegué a casa muy sorprendida, con unas uñas disparejas y aproximadamente 200 USD menos en mi bolso.

2. Muchas personas comen con los blogueros de comida

Una rusa se mudó a Seúl y cuenta cómo viven en Corea del Sur

Probablemente sepas que, en Corea, las personas adoran comer y hablar sobre comida. Uno de los hashtags más populares es #먹방. Si lo ingresas en la barra de búsqueda, te encontrarás con más de 20 millones de publicaciones relacionadas con el consumo de comida ante la cámara.

En Corea se considera incorrecto comer en soledad. Como resultado, los blogueros de comida que se graban comiendo se han vuelto muy populares. Posteriormente, esta tendencia pasó a las redes sociales y recibió el nombre “muk-bang”. Asimismo, todos los blogueros hacen ruidos con la boca al masticar. No obstante, para ellos no es un señal de mala educación, sino una muestra de lo rica que está la comida.

3. Los adultos rara vez se bañan antes de ir a dormir

¿Sabes qué fue lo que más me sorprendió en los hábitos de mi esposo cuando comenzamos a vivir juntos? Qué él únicamente se baña por la mañana. Después me di cuenta de que casi todos los coreanos lo hacen así.

Los niños se bañan por la tarde. Pero todos los adultos definitivamente toman una ducha por la mañana; en la temporada fría, incluso salen a la calle con el cabello mojado. Posiblemente lo hacen para ir frescos al trabajo, despertarse y animarse.

4. En las bodas, todo se hace según el horario

Una rusa se mudó a Seúl y cuenta cómo viven en Corea del Sur

Hoy nos invitaron a la boda de un colega de mi esposo, mi tarea fue vestirme de la manera más sencilla que pudiera, como si fuera a un centro comercial. Lo hice bien, el código de vestimenta típico para un boda coreana son pantalones negros, una blusa blanca y un saco. No se aceptan vestidos largos y peinados extravagantes.

Aquí no hay “boda hasta emborracharse”, animador, canciones o bailes. Todo el evento dura dos horas como máximo. La ceremonia solemne, juramento, después tomar fotos con los invitados y el buffet. Por cierto, únicamente te darán de comer con un cupón, el cual te darán después de anotarte en un cuaderno y hayas regalado “un sobre de boda” con dinero.

5. Los hombres dan regalos útiles

En su gran mayoría, los hombres coreanos no son románticos. Mi esposo no es la excepción. En nuestras primeras fiestas de fin de año, él me regaló… un secador.

Por mi parte, todo comenzó con insinuaciones sutiles: “Pronto serán las fiestas de Año Nuevo, hay que preparar algunos regalos…”. Si no le hubiera insinuado nada sobre regalos, entonces, en general, me hubiera dejado sin secador.

6. El estilo de vida coreano se llama ppaleun ppaleun

Es una carrera eterna en modo “alcanzar a hacer todo”. Aquí todo se hace rápido: las tareas se hacen con rapidez al igual que las bodas, y una cita con el doctor no dura más de un par de minutos.

Hay que lograr hacer todo y no importa que tan eficaz sea. Si un negocio cierra, inmediatamente abre otro. Una cafetería se reemplaza por otra, en lugar de una marca vieja aparece una nueva. “Ppaleun ppaleun” no perdona a nadie. Hay que saber adaptarse bajo este modo, de lo contrario, te aplastará y te dejará sin nada.

7. En lugar de tener un hijo, a menudo adoptan un… perro

Una rusa se mudó a Seúl y cuenta cómo viven en Corea del Sur

A los coreanos les encantan los perros. Pero no de la manera en que has pensado. Por ejemplo, existen centros comerciales en donde puedes pasear feliz con tu perro y nadie te dirá nada si de pronto “hace sus necesidades” directamente en el centro de la sala. Creo que incluso hay una recámara para perros como las que son destinadas para madres e hijos. A los perritos los llevan en cochecitos como bebés.

Un día estábamos cerca del elevador con nuestros hijos y una pareja pasó con un perrito. Era de color blanco, tierno y lo llevaban en un cochecito de una marca famosa. Nosotros también llevábamos un cochecito, solo que en el nuestro iba nuestra hija.

8. Aquí no creen en los horóscopos habituales

Una rusa se mudó a Seúl y cuenta cómo viven en Corea del Sur

En Corea, el carácter de una persona se determina según su grupo sanguíneo. Un europeo frecuentemente pregunta qué signo zodiacal eres y de inmediato hace las correspondientes conclusiones. Aquí probablemente te preguntarán: “¿Qué grupo sanguíneo tienes?”.

9. El nacimiento y la crianza de un hijo son demasiado caros

Corea se está convirtiendo en líder entre los países con el nivel más bajo de natalidad en el mundo. Las parejas no quieren tener hijos, en las calles casi no hay mujeres embarazadas. La edad promedio de las mujeres que dan a luz a su primer hijo ha superado los 32 años.

Las parejas actúan de manera pragmática para el nacimiento de un bebé ya que entienden que no lo podrán mantener. En las familias, normalmente hay 1 o 2 hijos. Aunque no nacen tantos bebés, de todos modos, los jardines de niños son pocos. Es casi imposible entrar a uno estatal con un bajo costo, ya que hay enormes listas de espera. En los jardines de niños privados tendrás que pagar entre 200 y 500 USD al mes.

10. En este país casi no hay camas de bronceado

Una rusa se mudó a Seúl y cuenta cómo viven en Corea del Sur

¿Y para qué habría si los coreanos están en contra de tomar el sol y broncearse? Si lo buscas específicamente, entonces podrás encontrar camas de bronceado en Itaewon-dong, un barrio de Seúl que es visitado por muchos extranjeros.

11. Las vacaciones no son suficientes para descansar

¿Cómo viajan los coreanos normalmente? Muy rápido. Para ellos son suficientes de 3 a 5 días para viajar a Europa.

La duración promedio de vacaciones de un coreano es de 2 semanas al año, pero no es posible tomar todos los días seguidos. Se tienen que dividir estos 14 días en todo el año. A veces mi esposo sale de vacaciones un día y medio por si se necesita resolver algún problema. Incluso ha tenido medio día de vacaciones.

12. Los gastos principales son la vivienda y los servicios

Aquí la vivienda es muy costosa. Por ejemplo, un departamento nuevo en Seúl te saldrá como mínimo en 800 mil USD. Entre más prestigiosa sea la zona, más alto será el precio.

Por eso, aproximadamente la mitad de los coreanos rentan una vivienda. Tienen que pagar de 400 a 2 000 USD al mes por la renta. Además, los gastos de servicios públicos son de 200 a 300 USD al mes y diferentes seguros de 50 USD y más.

13. Para respirar aire puro, tendrás que visitar parques especiales

Una rusa se mudó a Seúl y cuenta cómo viven en Corea del Sur

Este es el Seoul Botanic Park (Parque Botánico de Seúl). Es un lugar muy popular: más de un millón de personas lo han visitado desde que abrió sus puertas. Los habitantes de Seúl esperan respirar aire puro y disfrutar de las platas aquí.

La necesidad de un lugar como este proviene de la contaminación de la atmósfera, cuyo nivel incrementa anualmente. La culpa es de la producción industrial y las fábricas chinas, cuyas emisiones vuelan hasta Corea con el viento.

14. Una cita con el doctor no ocupa mucho tiempo

Una rusa se mudó a Seúl y cuenta cómo viven en Corea del Sur

Por lo general, cada dos años, me enfermo de sinusitis. Un día tuve que ir una clínica de otorrinolaringología cerca de mi casa. No importa cuántas personas haya en la fila, esta siempre avanza rápido, ya que la cita dura entre 2 y 5 minutos.

En Corea, el doctor únicamente se encarga de examinar, el resto está a cargo de las enfermeras. No hay papeleo, todo se hace a través de la computadora. Al tener un seguro de gastos médicos, el tratamiento de enfermedades no graves no es tan costoso. El día que estuve en la clínica privada pagué aproximadamente 13 USD por la cita con el médico y los medicamentos.

15. En Corea tienen estándares de belleza completamente distintos

Hay cosas que a las personas de Occidente les parecen feas, pero en Corea, todo es al revés. En mi infancia sufrí por mis grandes orejas y tuve diferentes apodos relacionados con ellas.

Y así fue hasta que conocí a mi futuro esposo. Recuerdo uno de sus cumplidos: “Tienes unas orejas muy bonitas”. Y entonces me enteré de que, en Asia, tener orejas grandes es sinónimo de belleza.

16. Ninguna fiesta en Año Nuevo

Las fiestas coreanas poseen un profundo carácter tradicional. El objetivo principal es reunirse con toda la familia. Incluso en Año Nuevo se tienen que realizar ritos, rendir homenaje a los antepasados y a la vieja generación.

Durante las festividades, los niños reciben buenos regalos monetarios de los adultos. Entre más hijos tengas, más grande será la suma total. Después, “lo ganado” se puede gastar en tiendas de juguetes.

17. Los locales no conocen la ropa caliente

Nunca te guíes por cómo se visten los coreanos en invierno. Las chicas pueden andar por la calle con zapatillas ligeras y los niños sin gorro a temperaturas de −10 °C. No sé si ellos se obligan a hacerse así o tienen un increíble intercambio de calor.

Mis hijos siempre estuvieron muy abrigados en comparación con los coreanos. Hubo un tiempo cuando sorprendí a los educadores por vestir con pantimedias bajo los pantalones a mi hijo en la temporada fría. No podían comprender cómo un niño podía usar esas prendas. Lo más asombroso es que, a pesar de que los coreanos se visten de manera muy ligera en el invierno, rara vez se enferman.

18. Los doramas coreanos conquistan todo el mundo

Una rusa se mudó a Seúl y cuenta cómo viven en Corea del Sur

Anualmente, en Corea filman centenas de series y películas. Los habitantes locales adoran el cine y son grandes fanáticos de su cinematografía.

Además, los coreanos contagiaron al resto del mundo con su amor por las series doramas. Los fanáticos casi siempre hacen una peregrinación a los lugares donde se ha filmado algún dorama.

19. Los padres no eligen el nombre de su hijo

Al elegir el nombre para su hijo, muchos coreanos recurren a estimaciones (사주) hechas por personas especiales o chamanes. Teniendo como orientación el género, la fecha y la hora de nacimiento, se determina cuál sería el mejor nombre para llamar a un recién nacido.

Por eso, en Corea hay muchos más nombres que apellidos, los cuales, en total, son 270 en todo el país. Los nombres pueden estar escritos tanto en letras del abecedario coreano “hangul”, como en caracteres chinos.

20. Todo es compartido en el patio de juegos

El patio de juegos es un pequeño país con sus propias reglas. Los niños con facilidad comparten sus juguetes y nadie se los quita. Los adultos cuidan a los niños y juegan con ellos.

Las mamás compran dulces para todo el patio de juegos. Aquí no se puede llegar solo con un helado para ti, sé amable y cómprales a todos.

21. Las vacunas y las recetas del doctor no se discuten

A los niños en Corea les colocan sus vacunas de forma obligatoria y tienen muchas vacunas en comparación con otros. Vacunarse o no ni siquiera es una opción.

Aquí suelen confiar en la medicina y en los doctores. Si así lo dijeron, entonces así se debe hacer. No hay madres investigando sobre temas de medicina, poniendo en duda el diagnóstico.

El doctor es 선생님 (maestro) y simplemente es una falta de respeto discutir con él.

22. Los coreanos valoran su trabajo

No hay suficientes puestos de trabajo para todos, y ni hablar de los extranjeros. Las personas tratan de conseguir un buen trabajo durante años; van a entrevistas y toman muchos exámenes. Todos esperan la hora mágica, cuando aparecen nuevas ofertas.

Por cierto, en Corea hay un alto nivel de desempleo al salir de la universidad.

Y tú, ¿aceptarías mudarte a Corea del Sur y adaptarte a las condiciones de vida en este país?

Imagen de portada svetsong / instagram