Un oficial ayuda a una mujer sin hogar embarazada y termina adoptando a su bebé


Durante las jornadas de trabajo, los polic√≠as interact√ļan con muchas personas de todo tipo durante sus servicio y algunos seguro se involucran un poco m√°s con ciertos casos.

Después de todo, debajo del uniforme y la postura rígida y dura de un oficial se esconde un ser humano.

Y si tenemos dudas de esto, s√≥lo vale chequear la historia del oficial Jesse Whitten, de 33 a√Īos, quien se convirti√≥ en padre de 5 despu√©s de adoptar al beb√© de una mujer con adicciones que conoci√≥ durante su servicio.

Este oficial del Departamento de Policía de Santa Rosa, California, conoció a una mujer mientras cumplía una guardia en la primavera del 2018. Esta se encontraba embarazada y era adicta sustancias ilícitas. La mujer había participado en una pelea.

En esa oportunidad el Sr. Whitten atendió el caso y mientras la trasladaba en su patrulla escuchó un poco sobre la vida de la detenida, un hecho que le suele suceder con bastante frecuencia. Pero en esa ocasión hubo una especie de conexión con ella, el oficial conocía a sus otros hijos.

‚ÄúComo mucha gente con la que he hablado, escuch√© sobre su vida y su historia. Conoc√≠a a sus otros dos hijos del campamento en el que trabaj√© para la crianza temporal. Cuando ella comenz√≥ a hablar sobre ellos, tuve una conexi√≥n inmediata con ella s√≥lo por saber qui√©nes eran sus maravillosos hijos‚ÄĚ, explic√≥ Whitten.

Después de conocer su historia, este oficial se comprometió en ayudar a la mujer. El Sr. Whitten pensó en llevarla a un refugio para personas sin hogar pero terminó por llevarla a un centro de desintoxicación y rehabilitación, con previa autorización de la dama.

En una ocasión, antes de ser internada, el hombre se encontraba con su esposa Ashley Whitten y conoció a la mujer. En ese momento la embarazada tomó la mano de Ashley y la  colocó sobre su estómago.

‚ÄúMi esposa not√≥ que la mujer estaba embarazada y ella tom√≥ su mano y la coloc√≥ la sobre su vientre para dejarla sentir a qui√©n es ahora nuestra hija‚ÄĚ, dijo Whitten.

A pesar de las insinuaciones de la mujer, estos esposos no tomaban enserio la propuesta.

Ashley y Jesse tiene tres ni√Īos: Reese, de 7 a√Īos, Kendall, de 5, y Stella, de s√≥lo 3; as√≠ que un cuarto beb√© no era algo que estuviese en sus planes. Sin embargo, parece que la adopci√≥n estaba en sus destinos.

El 9 de febrero naci√≥ la beb√© de la mujer. A pesar de que ella hab√≠a intentado rehabilitarse varias veces, la peque√Īa, de nombre Harlow, ten√≠a lo que consum√≠a su madre en su organismo.

Este hecho, sumado a que la mujer no tenía un hogar donde vivir, llevó a la intervención de las autoridades del Condado.

Al nacer la criatura, se le preguntó a la madre si deseaba organizar su ubicación de emergencia en un lugar de acogida. Sin embargo, la mujer rechazó la ayuda e insistió en que llamaran al oficial que había conocido meses atrás.

‚ÄúElla dijo: ‚ÄėSab√≠a que ten√≠as hijas. Sab√≠a que eras firme, pero justo‚Äô. Ella tuvo la visi√≥n de su hija jugando en tut√ļs con sus nuevas hermanas. Eso es lo que dijo que quer√≠a.‚ÄĚ, relat√≥ el oficial.

Después de conversarlo, Ashley también aceptó iniciar un proceso de adopción por la criatura.

Ahora, Harlow es oficialmente la hija legal de los Whittens. Fueron ellos quienes terminaron de decidir el nombre de la bebé: Harlow Maisey Whitten, el segundo nombre es en honor a su madre biológica.

‚ÄúMe enamor√© de inmediato. Es tan adorable. Llorar√° si necesita algo, obviamente como lo hacen los beb√©s, pero tan pronto como la tocamos, inmediatamente deja de llorar. Sabe que est√° a salvo‚ÄĚ, dijo Whitten.

ABC News

No caben dudas de que este oficial tiene ganado un puesto en el cielo. M√°s que por su trabajo, al adoptar a esta ni√Īa ha demostrado tener un coraz√≥n muy generoso con ese gran gesto de humanidad. Harlow ya tiene 7 meses con la adopci√≥n de su nueva familia tendr√° un destino muy distinto y seguramente mejor.

No te vayas sin compartir este gesto. Que la historia del oficial Whittens sirva de inspiración para que más personas puedan sumarse y hacer actos tan generosos como el suyo.