Un hombre inició pelea en una panadería porque las mujeres lo rechazaban en las apps de citas


Es cierto que muchos logran encontrar el amor o una pareja en las aplicaciones y sitios de citas. Aunque también es verdad que hay que tener buenas fotos para poder impresionar a alguien a primera vista, pues a veces las personas te rechazan por tus rasgos, gustos o incluso tu apariencia… o peor, tu estatura. 

Diana Reyes es una mujer que, como todos, quería ir a disfrutar de un delicioso bagel en una panadería llamada Bagel Boss, pero su deseo se vio truncado cuando de pronto entró un hombre y comenzó a gritarle a una trabajadora del lugar. 

Según informó Diana en un post de Facebook, el hombre entró a la panadería y le gritó a una mujer. Cuando otras personas se acercaron para pedirle que dejara de ser grosero y la dejara trabajar, el hombre comenzó a gritar y despotricar contra las mujeres que estaban en el lugar.

¿La razón? Las mujeres solían rechazarlo en las aplicaciones de citas por su baja estatura. De hecho, uno de sus gritos decía «Claro, mides 1.50 metros y deberías estar muerto, ¿no?». Mientras todos lo miraban atónitos.

This man walked into bagel boss this morning flipping out on a worker that was making his breakfast calling her names and claiming she had a smerk on her face when other people got involved telling him to stop being rude and sticking up for the working this is what happened. He began ranting about women in the shop. smh i cannot believe this

Posted by Diana Reyes on Wednesday, July 10, 2019

El hombre seguía gritando y afirmando que las mujeres siempre lo rechazaban por eso y se burlaban. Aunque, mirando su actitud, quizá no sea precisamente por eso.

Cuando un hombre se le acercó para calmarlo, el tipo le gritó que lo dejara en paz y comenzó a desafiarlo. Hasta que se desató una pelea. 

Otro video muestra lo que pasó después. El hombre seguía gritando y maldiciendo, incluso lanzó al piso el bagel que él mismo estaba consumiendo, mientras dejaba salir toda su furia contra las mujeres.

Hasta que decidió irse y pegó un portazo.

Twitter

Mientras tanto, algunos de los presentes miraban atónitos y pensaban «yo solo quería un bagel».