Su amor era tan grande que fallecen a escasos minutos de diferencia y con sus manos entrelazadas


Hay historias de amor que son realmente conmovedoras y la de esta pareja de ancianos no es la excepción.

Tom, de ¬†84 a√Īos, y Delma Ledbetter, de 82, s√≠ que supieron el verdadero valor del compromiso e hicieron honor a sus votos matrimoniales al morir juntos con sus manos entrelazadas.

Los Ledbetter vivieron 62 a√Īos de feliz matrimonio y han sido un verdadero ejemplo de lo que significa encontrar a tu otra mitad en este mundo.

Tom y Delma se conocieron¬†a principio de los a√Īos 50 en Florida, una amistad en com√ļn los present√≥ y de inmediato surgi√≥ la qu√≠mica entre ellos.

Solo 3 meses m√°s tarde, los j√≥venes veintea√Īeros de Lake Jackson estar√≠an iniciando su vida juntos, sin imaginarse que realmente ser√≠a hasta que la muerte los separar√°.

‚Äú[En su primera cita] Estuvieron conduciendo en el auto dando vueltas a dos o tres bloques, volvieron al punto de partida y estacionaron. Entonces √©l le tom√≥ la mano ‚ÄėNo s√© lo que me hizo actuar, y me acerqu√© d√°ndole un beso en la mejilla‚Äė‚ÄĚ, seg√ļn cuenta Donetta Nichols, una de las hijas del matrimonio Ledbetters.

Esta pareja tuvo dos hijas, las cuales les alegraron la vida regalándoles siete nietos. Además, los Ledbetters también tuvieron la dicha de conocer a sus siete bisnietos.

Tras levantar a su familia, la pareja se pas√≥ sus √ļltimos a√Īos de vida viajando por Estados Unidos.

En el 2017, Delma enfermó de gravedad y tuvo que abandonar su casa para recibir atención médica en el Hospital. Este parece haber sido un golpe muy fuerte para su esposo Tom, quien poco tiempo después también cayó enfermo y terminó siendo ingresado.

‚ÄúNo pod√≠an tomarle el pulso. No pod√≠an tomarle la presi√≥n sangu√≠nea. No pod√≠an tomarle nada. Sin embargo, mam√° estaba aferr√°ndose a algo. Parece que ese ‚Äėalgo‚Äô, era su esposo Tom, dado que √©l extra√Īamente se enferm√≥ poco despu√©s de su amada esposa‚ÄĚ, relat√≥ Nichols.

La pareja fue recluida en un lugar de ancianos para que pudieran recibir la atención que requerían sin necesidad de estar separados.

Tom y Delma compartían la misma habitación pero dormían en camas separadas, una al lado de la otra. Debido a esto, Tom tenía por costumbre extender su mano y aferrarse a la de su amada.

El 21 de abril de 2017, Tom se estiró en busca de la mano de Delma. Esta fue la forma en que ambos ancianos partieron de este mundo con sus manos entrelazadas, a poco más de una hora de diferencia. La primera en despedirse fue Delma y 90 minutos después moriría Tom.

‚ÄúEsta era la forma en la quer√≠an marcharse los dos. No pod√≠a haber sido mejor‚ÄĚ, explica Nichols.

La historia de esta pareja ha conmovido a m√°s de uno, despu√©s de que su hija compartiera una √ļltima foto de los ancianos mientras estaban tomados de la mano pocos minutos antes de morir.

El pasado mes de abril se cumplieron 2 a√Īos desde la partida de estos esposos y su hija Stephanie los recuerda con ese amor que los caracteriz√≥. Tom y Delma descansan juntos en Restwood Memorial Park en Clute, Texas, y de seguro su amor los mantiene unidos en el cielo.

La historia de estos abuelitos realmente nos recuerda el verdadero sentido del amor. Comparte esta nota e inspira a tus amigos con este ejemplo de lealtad.