Recojo piedras, les pinto ojos y las devuelvo a su entorno para que sean encontradas o se pierdan (10 im√°genes)


Hace poco estuve como artista residente en la Galería Q Bank en Queenstown, Tasmania, y comencé un proyecto que consistía en recoger rocas y transformarlas en ojos pintados para luego volver a dejarlas en el paraje, para que fueran encontradas o se perdieran para siempre.

Queenstown tiene historia como ciudad minera, y hay muchas piedras inusuales por doquier. Así que comencé a coleccionarlas, y lo que empezó como algo para mi se convirtió en una caza del tesoro y un proyecto de arte comunitario.

Más información en: jenniferallnutt.com