Ratas africanas podrían enseñarnos a superar el dolor sin pastillas. Ojalá no haya que lucir igual


Sobreviven a condiciones extremas como aire ácido y alimentos picantes, pero su cuerpo sabe superarlo sin afectarlas.

La genetista Erin Young, profesora de la Universidad de Connecticut se encarga de investigar la relación entre los genes y cómo estos se modifican dependiendo del medio ambiente en el que se desarrolle una especie pues esto determina los riesgos de dolor crónico. Durante el largo tiempo en el que ha llevado a cabo su investigación hubo una especie que llamó su atención: «La rata topo desnuda» y a pesar de verla en la serie animada Kim Possible nunca supimos de sus habilidades.

La rata topo africana tiene la capacidad de vivir y trabajar en ambientes que podrían ser considerados hostiles para la mayoría de las especies, sin embargo ha desarrollado insensibilidad ante estímulos dolorosos que son muy específicos. Young intenta observar la modificación genética de estos roedores y para intentar aplicarla en los humanos.

ABC

A pesar de la existencia de los opioides como la morfina que funcionan para aliviar el dolor, no suelen ser específicos pues solo disminuyen la capacidad de las células para transmitir mensajes de dolor sin realmente cortar el mensaje en sí.

Entre las teorías que mejor explican la resistencia de estos ratones destaca la de adaptación, pues la rata topo desnuda son nativas de África y viven dentro de madrigueras subterráneas con alta población. Dentro el oxígeno escasea mientras que el dióxido de carbono abunda, lo que hace de estos espacios cerrados un lugar ácido que irrita los ojos, la nariz y hasta la piel de otros seres vivos.

ABC

Esto refiere a que las ratas topos han evolucionado al punto de «evadir» esa clase de estímulos que producen dolor y sobrevivir en esas condiciones.  Según otro estudio hecho en Berlín no son los únicos roedores que han evolucionado para no sentir dolor pues un familiar cercano de la rata topo desnuda también ha logrado superar estos percances lo que resume que estos cambios moleculares son posibles.

ABC

Si los científicos logran entender cómo esos cambios podrían ser útiles en los humanos, sería una opción alternativa al uso de opioides y podríamos eliminar de forma inmediata algunos tipos específicos de dolor de forma rápida. Mordeduras, picaduras, rasguños no serían un problema.