Perro fue abandonado en una gasolinera, lejos de la ciudad. No imaginaron que encontraría una familia


Pero una pareja que estaba de viaje no pudo ignorarlo y le dieron un hogar para siempre.

Hay personas que en lugar de regalar a un perro, prefieren lanzarlo a la calle. Seguramente lo hacen porque es más fácil y rápido deshacerse de ellos, pero es probable que de vez en cuando la culpa se los coma por dentro.

De seguro eso les debe pasar a los primeros dueños de este perro, que fue abandonado en una gasolinera en Montana, Estados Unidos, para que muriera por allí.

Lo cierto es que ocurrió algo muy distinto. Emily Trost y su novio Nick conducían por todo el país en un viaje de 10 semanas por carretera cuando se detuvieron a comprar algunos víveres en la gasolinera. Todo iba normal, pero cuando salieron, encontraron a una pequeña perrita sentada al lado de su auto, como si los hubiera estado esperando.

Emily Trost

En un principio esperaron a que apareciera su dueño, pero como nunca lo hizo, preguntaron en la gasolinera si le pertenecía a alguien, pero nadie sabía nada del animal. Y mientras más tiempo pasaban con ella, más se conmovían.

Tenía espinas, ramas y pinchos alojados en todo su cuerpo producto del abandono.

Emily Trost

Finalmente una mujer les dijo que ella alimentaba a los perros abandonados de la zona y les suplicó que le dieran un hogar, asegurándoles que jamás se arrepentirían, pues era extremadamente dulce y fiel.

Y tenía razón.

Emily Trost
Emily Trost
Emily Trost

La pareja siguió su viaje en compañía de la perrita, a quien nombraron Montana, y a los pocos minutos de viaje, ambos sabían que iría a casa con ellos.

«La mañana después de que la adoptamos fue la mejor. Se despertó en nuestra tienda y comenzó a arrastrarse hasta nuestras cabezas, gimoteando y dándonos besos. Podríamos decir que estaba realmente sorprendida de que todavía estuviéramos allí con ella y de que ningún humano probablemente se haya quedado con ella por tanto tiempo»

-Emily a The Dodo.

Emily Trost

La pequeña de 7 meses adoraba todo el viaje juntos y cada lugar que visitaban. Tenía claro que en cada lugar que armaran la tienda, estaba en casa.

Emily Trost
Emily Trost

Pero pronto el viaje finalizó y llegó la hora de ir a la verdadera casa, donde Montana conocería a sus otros hermanos perros y el hogar donde viviría para siempre.

Emily Trost
Emily Trost

Por suerte le fascinó su nuevo hogar y adora jugar con sus hermanos, le encantan sus juguetes y sobre todo el amor que está recibiendo y que nunca antes tuvo.