La historia de la mujer ideal que se convirtió en el prototipo del personaje principal de “Desayuno en Tiffany’s”


La historia de la mujer ideal que se convirtió en el prototipo del personaje principal de “Desayuno en Tiffany’s”

La llamaron una de las mujeres más brillantes del siglo XX y un ícono de estilo. En su época, volvió loca a la sociedad de Nueva York con su belleza, su gusto impecable y sus modales. El escritor Truman Capote dijo que “ella solo tiene un defecto: es perfecta”. Y se mantuvo perfecta hasta el último día.

Genial.guru comparte con ustedes la historia de una hermosa mujer llamada Bárbara, que se convirtió en el prototipo del personaje principal de la novela Desayuno en Tiffany’s, que sirvió de guion para la película del mismo nombre protagonizada por Audrey Hepburn.

Bárbara “Babe” Cushing

La historia de la mujer ideal que se convirtió en el prototipo del personaje principal de “Desayuno en Tiffany’s”

Bárbara Cushing, apodada afectuosamente Babe (Bebé), nació en 1915 en la familia de un famoso neurocirujano y profesor de Yale y Harvard. Desde una temprana edad, la chica tenía las perspectivas más optimistas: recibió una educación y formación excelentes. Sus hermanas mayores se casaron con hombres exitosos, y una de ellas se convirtió en la esposa del hijo del presidente de los Estados Unidos, Franklin Roosevelt.

En la sociedad, eran conocidas como las “increíbles hermanas Cushing”.

Estilo

A la edad de 19 años, la joven Babe triunfó en el baile de los debutantes en Boston, donde estaban presentes los hijos del presidente de los Estados Unidos. A partir de ese momento, comenzó a llevar una vida social activa. Unos años más tarde, Bárbara recibió la posición de editora de moda en la versión estadounidense de la revista Vogue, y era 100% compatible con este papel. Durante su vida, Babe encabezó en 14 ocasiones la prestigiosa calificación de “las mujeres mejor vestidas del mundo” de la revista Time. Más tarde, su nombre fue grabado en el Salón de la Fama de la moda.

Babe no solo sabía vestirse con elegancia, sino que también marcaba fácilmente las tendencias de la moda. Fue la creadora de la tendencia popular “mix and match”, es decir, el arte de combinar y mezclar. En una imagen, podía combinar hábilmente ropa barata y accesorios exclusivos, trajes democráticos y pieles de lujo. Todos los diseñadores de moda de aquella época sabían: si Babe compraba una pieza de su colección, entonces la colección fue un éxito. Al mismo tiempo, la chica no fue derrochadora: le bastaba comprar varios artículos de moda de la nueva temporada y combinarlos con el resto de las prendas de su vestuario para lucir perfecta.

La historia de la mujer ideal que se convirtió en el prototipo del personaje principal de “Desayuno en Tiffany’s”

El diseñador Oscar de la Renta dijo sobre ella lo siguiente: “Cualquier prenda que usara, se veía inolvidable”. Su estilo siempre ha sido pensado hasta el más mínimo detalle, fue refinado y modesto.

Ella se convirtió en un modelo a seguir, miles de mujeres en los Estados Unidos intentaron copiar su estilo. Por ejemplo, una vez durante el almuerzo, Babe se quitó el pañuelo de seda y lo ató alrededor de su bolso para que no le molestara. La foto fue publicada en una revista y, posteriormente, muchas neoyorquinas adoptaron esta moda.

La historia de la mujer ideal que se convirtió en el prototipo del personaje principal de “Desayuno en Tiffany’s”

Al mismo tiempo, Babe solía decidir por su propia cuenta qué tendencias de moda le quedaban bien y cuáles no. En particular, cuando se dio cuenta de que le comenzaron a salir las canas, decidió no dejarse llevar por la moda y se negó a teñirse el cabello, sorprendiendo al público con el pelo gris noble.

En la semblanza llamada Una adorable criatura Truman Capote describió su conversación con Marilyn Monroe. Monroe le preguntó cuál de sus conocidas, según su opinión, era la mujer más atractiva. Capote sin dudarlo dijo que era Bárbara. Monroe respondió: “¿Es esa a la que llaman ’Babe’? Desde luego, a mí no me parece ninguna niña. La he visto en Vogue y demás. Es tan elegante… Encantadora. Solo con mirar fotografías de ella me siento como una fregona”.

Vida personal

El primer marido de la belleza fue el magnate petrolero Stanley Mortimer. Vivieron juntos unos 6 años, Babe dio a luz a dos hijos. Un año después de la separación, la mujer se casó por segunda vez y dejo su trabajo en la revista Vogue. Su esposo era el presidente de la cadena de televisión CBS, William Paley. Cabe mencionar que William siempre soñó con ingresar a la alta sociedad, y fue Babe quien le abrió estas puertas.

La historia de la mujer ideal que se convirtió en el prototipo del personaje principal de “Desayuno en Tiffany’s”

La pareja tuvo dos hijos más. Desafortunadamente, el segundo matrimonio de Babe apenas podía considerarse feliz: su esposo le proporcionó una vida próspera y estatus social, pero perdió rápidamente el interés en ella, prefiriendo las bellezas más jóvenes. Al mismo tiempo, Babe Paley con todas sus fuerzas mantuvo la imagen de una familia ideal y su estatus de ícono del estilo: comprendiendo que permanecía en el punto de mira de docenas de periodistas.

Ella nunca montó escándalos públicos y siempre trataba de complacer a su esposo. De acuerdo con los recuerdos de sus amigos, Bárbara solía llevar una agenda con encuadernación dorada y apuntaba la opinión de su esposo sobre todos los asuntos, desde gastronomía y libros hasta opiniones políticas. Quería saber todo lo que le gustaba a su cónyuge. Si sus opiniones no coincidían de alguna manera, prefería quedarse callada. Babe decidió para sí misma que la familia sería su mejor trabajo, y hasta el último momento fue la esposa perfecta.

Truman Capote y Desayuno en Tiffany’s

Un capítulo separado en la vida de Babe fue su relación con el famoso escritor Truman Capote. La llamó uno de sus “cisnes”: las glamorosas celebridades de Nueva York, y más tarde inmortalizó a Bárbara en la novela Desayuno en Tiffany’s en la imagen de Holly Golightly. Era una verdadera musa de su corazón, la llamó perfecta y admitió que le gustaba absolutamente todo de Bárbara. Capote también la llamó “la mujer más bella del siglo XX”.

Por cierto, el escritor no estaba muy contento de que Audrey Hepburn interpretara a Holly Golightly en la película. Amaba a Audrey y rindió homenaje a su talento y belleza, pero aun así no veía a Hepburn como una celebridad en el sentido en que lo era Babe.

La historia de la mujer ideal que se convirtió en el prototipo del personaje principal de “Desayuno en Tiffany’s”

Babe Paley fue inmortalizada en el cine en tres ocasiones, en particular, en la película de 2006 Infame. En la cinta, Paley fue interpretada por Sigourney Weaver.

La historia de la mujer ideal que se convirtió en el prototipo del personaje principal de “Desayuno en Tiffany’s”

Escena de la película Infame, Sigourney Weaver como Babe Paley, Toby Jones como Truman Capote.

La retirada

La historia de la mujer ideal que se convirtió en el prototipo del personaje principal de “Desayuno en Tiffany’s”

A la edad de 59 años, los médicos le diagnosticaron cáncer de pulmón a Babe Paley. Incluso en esta situación, Babe no se cambió y se portó con elegancia y dignidad. Ella misma planeó su funeral y el velatorio, tomando en consideración los detalles más pequeños, incluida la elección de la comida y el vino. Bárbara también les regaló a sus amigos y conocidos su colección completa de joyas por un valor de aproximadamente 1 millón de dólares, incluidas joyas de Cartier, Van Cleef & Arpels y Tiffany & Co. Babe falleció en 1978, a la edad de 63 años.

Incluso después de su fallecimiento, sigue siendo un ícono en el mundo de la moda y el estilo. Muchos diseñadores e interioristas siguen refiriéndose a ella en sus obras.

También aparece en las novelas de Jacqueline Susann The Love Machine, y Melanie Benjamin, Los cisnes de la Quinta Avenida.

¿Te gustó el personaje de Audrey Hepburn en Desayuno en Tiffany’s?

Imagen de portada costumeinspiration / instagram