La bebé prematura más pequeña del mundo sobrevive


Tan pronto como la pequeñita Saybie llegó al mundo, entró en los libros de récord. Nació prematuramente a las 23 semanas y tres días y pesaba tanto como una manzana, pesaba 245 gramos, según BBC. 

A pesar de todas las probabilidades ella sobrevivió. Ahora, se cree que es el bebé prematuro más pequeño que sobrevive en el mundo.

Su madre, que quería permanecer anónima, experimentó complicaciones en la mitad de su embarazo que desembocó en una cesárea de emergencia.

“Les seguí diciendo que no va a sobrevivir, solo estoy en la semana 23”, compartió con Sharp Mary Birch Hospital for Women & Newborns, donde dio a luz en San Diego, California.

Después de dar a luz, los médicos y enfermeras le dijeron a ella y a su esposo que solo tenían una hora con su bebe prematuro

“Pero esa hora se convirtió en dos horas, que se convirtieron en un día, que se convirtió en una semana”.

(Youtube)

Saybie, un apodo que las enfermeras en la unidad de cuidados intensivos neonatales le dieron a la recién nacido, no se rindieron. Ella luchó y luchó duro. Cada mes ella creció y  creció.

Foto: Youtube

Finalmente, después de casi cinco meses en el hospital, Saybie dejó el hospital con un peso de 2,27 kg.

“Ella es la bebé más pequeña”, dijo su madre. “Pero ella es mía”.

Foto: Youtube

De acuerdo con el Dr. Edward Bell de la Universidad de Iowa, según el director de Tiniest Babies Registry, Saybie mantiene el título de la bebé prematura más pequeña del mundo.

“El registro solo contiene a los niños enviados y confirmados médicamente”, dijo Bell a NPR. “No podemos descartar incluso a bebés más pequeños que no hayan sido reportados en el registro”.

En un video publicado por el hospital, las enfermeras de Saybie expresaron su amor porla pequeña bebé.

“Sólo quiero que sepa lo fuerte que es”, dijo Emma Wiest, una enfermera. “Quiero decir que si ella puede comenzar donde estaba y hacer lo mejor que puede, no hay nada que no pueda hacer”.

Si bien es posible que Saybie aún tenga problemas, mantengámosla en nuestras oraciones para que pueda seguir creciendo sana y fuerte.

¡Pasa esta historia!