Ganan el premio de vivir en una isla privada con los gastos pagados y renuncian horas después


Vivir en una isla privada puede ser un sueño para muchos, es una oferta tentadora habitar en un lugar donde prevalezca la tranquilidad y se pueda disfrutar de hermosos parajes de la naturaleza.

Soñar con la oportunidad de vivir lejos de los problemas y el estrés de la ciudad es muy común, pero no todo lo que brilla es oro.

Así lo demostró esta familia que resultó acreedora de un premio que consistía en proporcionarles las condiciones necesarias para que habitaran la isla Bardsey durante tres años.

Ned Schanner, de 44 años, granjero, recibió el premio de vivir con su esposa Sophie de 45 años y sus dos hijos en una reserva natural que contaba con una casa, una granja y un observatorio.

Participaron con otras 50 familias que aspiraban a tener la oportunidad de mudarse a ese lugar y ellos resultaron seleccionados, reunían todas las características para residir en la isla.

La isla se caracteriza por su vida silvestre y la belleza de sus paisajes, pueden encontrarse focas, marsopas, delfines y otras especies.

Cuando llegó el anhelado día en el que la familia se mudaría a la isla Bardsey decidieron abandonar la misión, renunciaron cuando apenas habían transcurrido dos horas.

El hijo de la pareja, de 10 años, se cayó sobre unas rocas y sufrió una grave lesión en una de sus piernas.

Tuvo que ser trasladado por vía aérea al hospital para recibir tratamiento médico y terapias para poder recuperarse.

Ante ese accidente, la familia consideró que la mejor opción era regresar a su casa.

Ned había decidido participar en el concurso pensando que en caso de administrar esa granja garantizaría la seguridad de su familia. Así que ante los riesgos que implicó para ellos permanecer en el lugar y lo que le afectaría a su familia estar tan aislados decidió desistir del acuerdo.

Ahora la isla está buscando otras familias que administren sus tierras durante los próximos tres años. Quienes decidan aspirar a esta oportunidad tendrán un salario mensual, alojamiento y servicios públicos pagados.

Quienes sean aspirantes a habitar el lugar deben estar en perfecta forma física, sentirse cómodos a pesar del aislamiento y estar preparados para no tener señal telefónica en su vivienda.

Sophie, la esposa de Ned, aseguró que, aunque ellos renunciaron a la tentadora oferta es una oportunidad increíble para una familia que quiera pasar tiempo juntos compartiendo una nueva aventura.

¿Qué habrías hecho tú en lugar de esta familia? Comparte este insólito caso que ha dado mucho de qué hablar en las redes.