El emotivo mensaje de una madre que conmemora la injusta partida de su hija de 16 a√Īos


Silvia Fredes se tuvo que enfrentar hace cuatro a√Īos al dolor m√°s profundo que puede sufrir una madre: perdi√≥ a su √ļnica hija.

A Martina Miranda la arrollaron cuanto ten√≠a 16 a√Īos en la madrugada del domingo 14 de febrero de 2016. La joven regresaba a su casa despu√©s de haber celebrado el D√≠a de San Valent√≠n junto a Franco, su novio. La pareja hab√≠a ido al cine, y despu√©s se reunieron con amigos en com√ļn, √©l acompa√Īaba a Martina a su casa.

A las 4:40 de la ma√Īana fue atropellada por un conductor que iba a toda velocidad en el barrio porte√Īo de Villa Crespo, Argentina. Los adolescentes cruzaron con el sem√°foro peatonal en luz verde, Franco asegur√≥ que a pesar de que la v√≠a estaba despejada el conductor no hizo ning√ļn esfuerzo por esquivar a la joven.

Martina no reaccionaba, él llamó a urgencias y a la madre de la novia para avisarle sobre lo sucedido. Cuando la ambulancia llegó al lugar solo pudieron confirmar el fallecimiento de la joven.

Franco presenció el terrible suceso, el conductor no se detuvo ni siquiera para asistirla, huyó en sentido contrario por una avenida. Días después, las autoridades policiales revisaron la grabación de las cámaras de seguridad, pero no pudieron identificar al conductor.

El joven pudo comprobar que era un Corsa color Gris, de cinco puertas y que viajaba otra persona en el lugar del copiloto. Era la √ļnica informaci√≥n que ten√≠an.

Finalmente, las autoridades encontraron el vehículo que aun tenía los rastros del suceso, había restos biológicos en el parabrisas, cabello que pertenecía a Martina y otras evidencias.

A pesar del hallazgo, y de la identificaci√≥n del conductor: Dami√°n Villanueva, de 22 a√Īos, no se pudo hacer justicia porque este se quit√≥ la vida dos d√≠as despu√©s de haber sido localizado.

‚ÄúMe dej√≥ sin nada, ni siquiera con un motivo por el cual pelear‚ÄĚ, dijo Silvia, la madre de la joven.

Cada a√Īo Silvia Fredes y Oscar Miranda, padres de la adolescente fallecida, le rinden un homenaje a trav√©s de una carta y de su campa√Īa para crear conciencia sobre los fallecimientos en v√≠as de tr√°nsito que se pueden evitar.

La carta que publicaron, escrita por Silvia, ha emocionado a miles de personas:

“Tanto y tan poco tiempo pasó desde que transitamos este camino tan duro e inexplicable de conocer las fallas que esconde el tema vial.

Perdimos a nuestra √ļnica hija y desde esa llamada en la que nos dijeron que no respiraba hasta ahora, prendemos la televisi√≥n y seguimos viendo muertes injustas. Todas se hubiesen evitado si los controles fueran m√°s estrictos‚ÄĚ.

Los padres dicen que perdieron a su hija por falta de controles, humanidad y compromiso social. Han emprendido una lucha para prevenir este tipo de sucesos.

‚ÄúCada logro y cada aporte los familiares de v√≠ctimas de accidentes viales los valoramos como triunfos. Nos sentimos solos, luchamos contra un sistema y una cultura social donde los delitos viales a veces son descritos como ‚Äėaccidentes‚Äô‚ÄĚ.

Aseguran que no se hacen cargo del consumo de alcohol, ni de la velocidad, ni de la poca empatía e irrespeto por la vida del conductor y la de los demás.

Resaltan que su hija falleci√≥ por respetar las se√Īales de tr√°nsito, pero el conductor prefiri√≥ ser fr√≠o y no pensar que por su conducta alguien esa noche no regresar√≠a a casa.

‚ÄúCada d√≠a mueren aproximadamente 25 personas entre 15 y 29 a√Īos. Esto se traduce en 25 familias destruidas, 25 lugares vac√≠os en una mesa‚ÄĚ. Lamentan que las estad√≠sticas de estos hechos en Argentina son alarmantes y van en ascenso.

Los padres de Martina luchan porque además de las mejoras en infraestructura se establezcan controles y sanciones efectivas, de lo contrario todo sería en vano. Piden modificaciones reales y concretas sobre la ley de tránsito y el código penal.

Infobae

Silvia pertenece a una asociaci√≥n llamada ‚ÄúMadres de dolor‚ÄĚ desde hace cuatro a√Īos junto a otras mujeres que han sufrido p√©rdidas similares. Hacen campa√Īas de educaci√≥n vial, y sobre todo piden sanciones efectivas y controles permanentes.

El mensaje de estos devastados padres es una forma de tocar la conciencia de todos los conductores que al ser negligentes arriesgan su vida y la de otras personas. Comp√°rtelo.