Adolescente lleva a su hermana de 10 años con leucemia al baile del colegio antes de que ella muera


Un diagnóstico de cáncer nunca es una píldora fácil de tragar. De hecho, se trata de una información terrible que nos cambia la vida y toma lo más fuerte de nosotros y nos hace caer de rodillas. Esa sensación de injusticia solo se ve magnificada cuando es un niño quien se ve afectado.

Por supuesto, el campo de la medicina está mejor equipado que nunca para combatir el cáncer, pero aún así hay ocasiones en las que los médicos simplemente se ven obligados a aceptar que ya no pueden hacer nada más.

Cuando la familia Spader, de Sioux Falls, Dakota del Sur, supo que el cáncer de su hija de 10 años era terminal, decidieron hacer algo especial antes de que falleciera. Y combinando esfuerzos, consiguieron su objetivo.

Según Daily Mail, la madre, Stephanie Spader, se dio cuenta de que algo no marchaba con su hija Rebekah, de 6 años.

Por desgracia, les informaron que la niña tenía el síndrome mielodisplásico. Si bien eso no es un cáncer en sí mismo, algunas de sus formas se convierten en leucemia más adelante.

Rebekah se sometió a un trasplante de médula ósea, con la esperanza de que le salvaría la vida. Lamentablemente, el procedimiento no tuvo éxito y la enfermedad comenzó a avanzar rápidamente a través del sistema de Rebekah.

Posted by Stephanie Peters Spader on Wednesday, 3 August 2016

Sabiendo que la niña tenía los días contados, sus padres tomaron la difícil decisión de parar el tratamiento de Rebekah y centrarse en hacer que el tiempo que a la niña le quedaba en este mundo fuera lo mejor posible.

Y con esta intención, su hermano mayor  A.J. decidió hacer algo conmovedor. Quiso llevar a su hermana – que había cumplido los 10 años – a su primer baile formal.

Por supuesto Rebekah aceptó rápidamente la invitación de su hermano, y los planes tomaron cuerpo, organizándose una experiencia que de lo contrario nunca se hubiera producido.

“Quería preguntarle a mi hermana, porque seguramente no iba a poder asistir al baile de graduación en la escuela”, explicó A.J.

“Y solo pensé “¿por qué no pedírselo formalmente?”

“Su sonrisa fue inmensa” continuaba “Es muy divertido estar cerca de ella y crear recuerdos. Quiero pasar todo el tiempo que pueda con ella, mientras todavía está bien”.

baile
Foto: Youtube

Rebekah aceptó ir al baile que se celebró el día de San Valentín en el 2016. Los dos hermanos tuvieron un tiempo fantástico.

Desgraciadamente el baile se convirtió en uno de los últimos recuerdos compartidos entre los hermanos. La pequeña Rebekah falleció el 4 de agosto de ese mismo año, pero su luz nunca se apagará.

Esta historia me ha entristecido mucho y me ha hecho llorar. No puedo imaginar el dolor de la familia Spander al pasar por todo esto, y por ello todas mis oraciones van para ellos.  

Y para A.J., este precioso gesto lo define como persona. Su hermana se vistió como una princesa por una tarde, olvidando todo lo que estaba pasando en esos momentos. Descansa en paz, Rebekah!

¡Comparte por favor si esta historia te ha conmovido!